Libertinos - Liberales Sociale

UNA GRATA SORPRESA  

ARTABRO43 47H
98 entradas
1/12/2018 6:23 am

Leído por Última Vez:
1/12/2018 3:30 pm

UNA GRATA SORPRESA


Aquellos que hayan leído mi perfil, sabrán que estoy casado (y felizmente casado).
Mi mujer y yo compartimos hasta hace poco un perfil de pareja aquí, pero por mi trabajo, yo siempre estaba fuera, entonces decidimos tener perfiles separados y la verdad lo pasamos muy bien.

Mi mujer nunca dio el paso a estar con nadie sola, pese a que lo hablamos un montón de veces y pese a que yo la animaba a dar el paso, ella nunca lo dio.

Un día hablando, ella me contó que un hombre con el que hablaba habitualmente en el IM, le había invitado a tomar un café, para conocerse en persona.
Yo la anime a que fuera, pero ella se mostraba reacia. No insistí mucho. y lo dejamos ahí.

Después de una temporada fuera, me dieron un día más libre, entonces fui para casa antes de lo previsto.

Mi mujer no me esperaba.

Llegué a casa, abrí la puerta y no me encontré a nadie.

Dejé las cosas en el salón y empecé a escuchar algo. Venía del dormitorio.

Me acerqué poco a poco y conforme me iba acercando, lo que iba escuchando, me iba excitando.

Lo que escuchaba eran gemidos, gemidos de placer.

Me fui acercando lentamente. La puerta de la habitación estaba abierta.

Llegué al marco de la puerta y me quedé escondido detrás, observando la escena.

Lo que vi, era excitante.

Me encontré a mi mujer completamente desnuda, cabalgando a otro hombre.

Ella estaba de rodillas, penetrada, cabalgando sobre un buen cipote, con sus manos sobre el pecho de su compañero de juegos, gimiendo de placer.

El la penetraba hasta lo más hondo, tenia sus manos sobre sus pechos, agarrándolos con fuerza, jugando con ellos, y pellizcando sus pezones grandes y duros.

Entonces ella giro la cabeza y me miró sonriente.

Me invitó a pasar, yo me acerque y conforme me acercaba a ellos iba quitándome la ropa.

Llegué a su altura, con mi miembro erecto y duro, y ella lo cogió y empezó a besarlo y saborearlo, mientras seguía cabalgando a su potro.

El hombre no se inmutó al verme, parecía que ambos estaban esperándome.

Después de estar un rato trabajando mi herramienta, ella se descabalgó, se tiró en la cama y me ofreció su coño.

Yo me tumbé al lado de ella, y le dijequot;hoy tu coño se lo dejamos a tu amante, yo te voy a trabajar otra cosilla"

Se echó a reír y supo a que me refería. Entonces ella se puso sobre mí, dándome la espalda, cogió mi polla y poco a poco, despacio, se lo introdujo en su culo.

Ella gemía de placer, entonces su amante cogió su enorme polla y se la acerco a la entrada de su coño y la penetro suavemente.

Mientras el iba cogiendo ritmo, yo desde atrás cogía los pechos de mi mujer y se los ofrecía a él que los saboreaba con gusto, mientras mordisqueaba los pezones de ella.

Ella gritaba de placer, tenía dos pollas penetrándola, moviéndose como una posesa, para sentir bien, el movimiento de las dos.

Al rato de estar penetrándola, llegamos los tres a un orgasmo interminable.

Es la primera vez, aunque hubiésemos terminado en un trio, ella tuvo la iniciativa, de algo que los dos estábamos deseando.

A partir de aquel momento, aunque nuestra vida sexual era muy buena, mejoró mucho más.

ARTABRO43 47H
272 entradas
1/12/2018 6:25 am


Házte usuario para comentar en este blog